• w-facebook
  • Twitter Clean

HERIDA DE ABUSO

September 25, 2019

 
Las mujer con esta herida sufre mucho ya que se siente indigna por dentro.
 

Este sentimiento de indignidad les hace olvidarse de ellas mismas y poner siempre la atención en el exterior, ayudando y sirviendo a los demás. Así se sienten dignas de ser amadas.

 

(Los abusos sexuales en la infancia producen esta herida. Y va unida a la culpa).

 

Todo ésto ha dejado una gran mancha en su ser que les hace sentir indignas de amor. Y para no revivir el dolor de la vergüenza y la culpa se dedican a hacerlo todo por los demás, ya que así creen que serán amadas.

vergüenza y culpa

 

Suelen avergonzarse de su cuerpo. Además tienen tendencia a negarse todo aquello que anhelan profundamente como la libertad y los placeres. Y se culpan por desearlo.

 
Cómo saber si tengo esta herida?
 
Lo primero sería reconocer si viviste alguna experiencia en la que haya ocurrido, penetración, toques en tus zonas intimas sin tu autorización, que te hayan abligado a tocar a alguien mas en un contexto sexual o en actitudes tan sencillas como sentirte abligado a comer aun sin sentir hambres, ponerte ropa o zapatos que no deseabas usar, ir al sitios donde te sentías obligado  a ir.
 
Preguntas para reconocer tu patrón de dolor.
 
1. ¿De pronto te das cuenta que eres súper complaciente e incondicional con los otros?
2. ¿Tu infancia, tu cuerpo, tu sexualidad te avergüenzan?
3. ¿Te cuesta trabajo ver y llenar tus propias necesidades?
4. ¿Tienes sobrepeso?
5. ¿Sueles ser la ambulancia, paño de lágrimas y rescatadora de muchos?
 
Si respondes a mas de una "si" tienes una huella o herida de abuso.
 

 

Cómo son las mujeres con herida de abuso?

 

Las mujeres con esta herida (suele venir a través de la madre) han desarrollado una personalidad  con tendencia masoquista y miedo a la libertad y los placeres. Estos son los 10 rasgos más comunes:

  • Se castiga a sí misma y se expone a situaciones humillantes antes de que lo hagan otros. Puede haber incluso autolesiones.

  • Utilizan la comida, las compras, bebida… como fuente de placer, dolor o  culpa. 

  • No se cuidan, no van al médico. Se desconectan de sus necesidades.

  • Arreglan los problemas de todo el mundo para sentir que valen. Así se olvidan de ellas mismas. 

  • Sienten una gran culpa interior. Y eso les provoca enfado y necesidad de castigarse y de hacer sacrificios.

  • Hacen por los demás lo que no harían por ellas. Se sienten abusadas pero no hacen nada para cortarlo.

  • No se gustan a si mismas. Y suelen tener vergüenza en la intimidad sexual.

  • Les gustan las cosas bonitas, pero piensan que no las merecen.

  • Su gran anhelo es la libertad y los placeres pero no se lo permiten. Se sabotean continuamente.

  • La relación con sus madres es complicada. Quieren complacerlas en todo y a la vez lo viven como una carga.

 

¿Te ves en alguna de estas características?

 

¿Como empezar a sanarnos?

 

1. darle lugar a esta experiencia de abuso en tu vida; es necesario dejar de ignorarla, esconderla y evadirla; al darle un lugar en tu vida empieza tu reconocimiento y por lo tanto tu sanación.

 

2. Darle espacio al duelo de esta experiencia. El dolor, la negación, la rabia, la culpa y la depresión, deben tener un espacio para ser sentidos y expresados.

 

3. Empezar a dar paso al perdón, teniendo en cuenta que perdonar no exime al agresor, sino que te libera se ser la eterna víctima de ese victimario y te empoderas de tu vida.

 

4. Empezar a cultivar hábitos de pensamiento, emoción y acción relacionados con:

 

  • La mujer con esta herida debe darse a ella misma lo que le fue negado: su dignidad, el valor y el respeto hacia ella misma. 

  • No culparse por todo. Urgente: nunca criticarte, humillarte ni compararte. Eres única.

  • Tener en cuenta tus necesidades. Escucha y respeta tu cuerpo. Ir al médico y cuidar tu salud.

  • Dejar de arreglar los problemas de todo el mundo para sentirse queridas. 

  • Construir con los demás vínculos de respeto e igualdad, no de sumisión. 

  • Dedicarse tiempo diariamente para ser libre y disfrutar de los placeres. Y regalarse cosas bonitas.

  • Permitirse tener su propia forma de pensar, desear, vestir… Aceptar y respetar su personalidad. 

  • Tener una relación sana con su madre: con respeto, sin humillaciones ni abuso. Poner límites.

  • Y más cosas… pero sobre todo dejar de humillarse y de avergonzarse de sí misma, como le hicieron en la infancia. Ya que desde hace muchos años es ella su propio verdugo.

 

ACCIONES:

 

• Primero lo que yo necesito.
• Respeto y acepto mi cuerpo.
• Pongo sanos límites.
• Me siento orgullosa de….
• Expreso lo que siento y necesito.

 

 

EJERCICIOS FÍSICOS PARA SANAR TU HERIDA DE ABUSO:

 

El cuidado del cuerpo es vital en los procesos de crecimiento personal. Porque cualquier cambio interior debe darse en las 4 dimensiones (mental, emocional, espiritual y corporal) para anclarse bien.

 

Trabajando las heridas con mujeres he comprobado cómo mejoran más rápido haciendo deporte, bailando, andando en la montaña… Porque aparecen automáticamente pensamientos más positivos y se facilita la regulación emocional.

¿Quieres saber cuáles son los ejercicios corporales adecuados para sanar tu herida de abuso:

 

Una mujer con herida de Humillación no encuentra tiempo para hacer deporte porque está demasiado ocupada atendiendo las necesidades de los demás. Siente culpa y vergüenza cuando se presta atención a sí misma porque cree que su valor está únicamente en servir y ser necesitada por los otros. Además tiene un gran miedo a conectar con los placeres, sensualidad, sexualidad… y tiende al autocastigo

 

Estos son los objetivos de los ejercicios corporales para sanar la herida de Humillación:

  • Dejarse cuidar, y dejar de servir, en actividad grupal compartiendo con otras mujeres que puedan cuidarla y sanarla con su energía amorosa y femenina.

  • Conectar con el placer de sentir y disfrutar, sin vergüenza ni culpa.

  • Dedicarse tiempo con actividades que la conecten con su sensualidad y sexualidad.

  • Reconciliarse con su cuerpo mostrándolo en grupo con otras mujeres. Utilizar ropa femenina que muestre sus formas de mujer.

Realiza actividades de este tipo o similares:

  • Danza del Vientre para conectar con tu femineidad, aceptar tu cuerpo y conectarte con tu esencia femenina y sensual.

  • Pilates o Hipopresivos para “afinar y alargar” la zona del vientre que es donde acumulas cuando la herida está activa.

  • Complementar con estiramientos y flexibilidad en tronco y todo el cuerpo.

Es fundamental que no abandones la actividad bajo ningún concepto ya que es una muestra de interés por ti, que en tu caso es vital.

 

Pero ahora la sanación debe venir solo de ti. Deja de esperar que los otros cambien. Porque el amor que sana las heridas es el que tú te das a ti misma. 

 

¿Te atreves a quererte lo suficiente?. El premio será descubrir al maravilloso ser interior que hay debajo de tu máscara.

 

 

Para terapia de sanación de tu herida de abuso: whatsapp: +57 3042432433

 

@linaelifecoach

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Información y Próximos Eventos

April 3, 2020

1/10
Please reload

Recent Posts
Please reload

Search By Tags